Hace unas semanas hice una encuesta con las personas que estáis suscritas al canal de Telegram para saber qué tema os parecía más interesante que tratase primero. Salió el de cómo acostumbrar a un gato a una nueva casa, y de eso hablaremos justo ahora.

Como puede haber muchas situaciones diferentes al introducir un gato en un nuevo hogar, hoy hablaremos de varias posibilidades. Navega por la siguiente lista y selecciona lo que creas que se acerca más a tu caso, aunque si quieres leértelo todo también te ayudará a entender mejor la psicología del animal:

Índice

Si quieres participar en la próxima encuesta o tener acceso a contenido exclusivo, así como la posibilidad de ser avisado cuando publique mi libro, puedes suscribirte

¿Cuánto tarda un gato en adaptarse a una nueva casa?

Esta es la pregunta clave. Hay que tener en cuenta que la adaptación del gato a un nuevo hogar depende de muchos factores, entre ellos:

  • Socialización
  • Personalidad
  • Estado

En líneas generales, un gato tarda alrededor de 7-10 días en adaptarse a un nuevo hogar. Esto es así cuando el animal no ha pasado por malas experiencias y se trata de un gatito muy joven, que suele ser el momento en el que adoptamos a un gato.

Como sabrás, los gatos adoran las rutinas y pueden acabar siendo muy maniáticos con algunas cosas. En el caso de que tengamos delante a un gato muy mayor o con poca socialización, esta adaptación puede costar mucho más, o incluso convertirse en un problema. Es entonces cuando necesitarás la ayuda de un etólogo que te asesore sobre este proceso de adaptación.

Sea como sea tu caso, lo esencial es que le hagas la vida un poco más fácil, consiguiendo que así se adapte mucho mejor. Veamos varios casos en los que requiere adaptación: mudanzas, nuevas familias, familias con gatos y gatos callejeros.

Volver al índice
como acostumbrar a un gato a una nueva casa

¿Cómo acostumbrar a un gato a una nueva casa?

Cuando ya llevas tiempo conviviendo con un gato y lo conoces bien, te puede extrañar mucho que después de una mudanza este cambie su forma de ser. Esto, en parte, se debe a un gran estrés.

Como te expliqué en el artículo sobre dejar a un gato solo, para este es muy importante el territorio en el que vive. No solo por manías, rutinas o costumbres que tenga asociadas a él, sino también porque por puro instinto teme por su seguridad, y el hogar tiene que ser un lugar seguro. Lo malo es que la seguridad se obtiene con el tiempo y la costumbre.

Por eso, es habitual que el cambio de casa afecte al gato, tanto que se quede escondido durante ese tiempo de adaptación o empiece a mostrar conductas que nunca había tenido, como cambios en sus hábitos al hacer sus necesidades.

Aprovechando esta adaptación, será importante para el gato tener una zona segura. Puedes preparar una habitación que sepas que va a estar muy poco transitada, como puede ser el dormitorio para invitados.

Ahí puedes dejar la cama del gato, su comida y su bebida, así como algunos de sus juguetes preferidos u objetos que tengan el olor de su antiguo hogar.

Ya hablaremos a fondo de esto otro día, pero el olfato es un sentido muy importante para el gato.

Si puedes evitarlo, no pongas su arenero en la misma habitación porque será muy desagradable para él. Si te ves obligado a hacerlo porque se hace sus necesidades ahí (al no salir de su escondite) déjaselo a su alcance, en el otro extremo de la habitación.

No te preocupes cuando veas que se queda escondido, puesto que es algo normal en los gatos al mudarse. No tiene nada que ver contigo, sino con el nuevo lugar al que le han llevado.

Estará unos días así y luego empezará a explorar poco a poco. Tendrás que tratarlo como si fuera un gato recién adoptado, pero verás cómo se irá acostumbrando poco a poco. Es importante hacerlo bien, y por eso también te he escrito una sección sobre ello a continuación.

Volver al índice
gato recien adoptado

Gato recién adoptado: Las claves

Cuando el cambio de hogar se refiere a un gato recién adoptado, la cosa cambia. Ya no es solo cuestión del lugar en el que vive, también estás tú como un nuevo intruso en su vida, un extraño que intenta hacerse amigo suyo.

Un gato recién adoptado se esconde, y esto es algo normal. De hecho es algo saludable para él. Es la manera que tiene de controlar cuánto o cuándo te acercas a él, según algunos estudios de hecho es algo indispensable para que se construya cierta relación de confianza (Carlstead et al., 1993).

Cuando introduzcas un gato recién adoptado en tu hogar, asegúrate de seguir estas claves:

  • Evitar sobresaltos: Nada de golpes o ruidos fuertes cerca de él. Si tienes críos evita que se acerquen mucho, porque normalmente son los que más chillan y asustan a los gatitos.
  • No agobiarlo: Interactuad lo justo con él, y que siempre sea el gato quien decida cuándo acercarse. Nada de saltar sobre él para acariciarlo o agarrarlo. No te olvides de todo lo que te he explicado en el artículo sobre los gatos con miedo y evita que tu gato desarrolle estos problemas.
  • Dejar que se esconda: Va muy ligado a no agobiarlo, y le ayudará a construir su zona segura. Aprenderá que siempre que quiera podrá esconderse y evitar que los demás le molesten. Respétalo siempre.
  • Sé paciente: A muchos gatos les ayudará que tengas mucha paciencia. Es posible que en algunas situaciones la adaptación lleve hasta varios meses, o puede que tu mascota haga alguna que otra trastada. No solo no deberías castigar a un gato, porque ellos no funcionan así, sino que también es importante ser paciente para que ese vínculo vaya formándose poco a poco. Ahí entra en acción también la importancia de escoger un buen nombre para tu gato, con el que vuestra comunicación mejore.
  • Déjale explorar: Por su tranquilidad, déjalo campar a sus anchas por el hogar. Es vital que tu gato entienda a la perfección cómo es el espacio que le rodea. Esto permitirá, por ejemplo, que haga sus necesidades en su caja de arena sin que tú tengas que decirle nada y también conseguirá que haga esta nueva casa más suya. Ese control es indispensable para el bienestar del felino.
  • Prepara el hogar: Si tienes la oportunidad de adelantarte a la llegada del animal, estará bien que prepares el hogar para hacerle la adaptación mucho más llevadera. A continuación te explico más sobre esto:

Preparación del hogar para un gato recién adoptado

Es importante que al preparar un hogar tengas en cuenta la importancia del escondite en el gato, tal y como te he explicado en la sección anterior. Aplica que te he explicado sobre su habitación a tu nuevo gatito también.

La idea es que el animal esté cómodo y no se sienta invadido en ningún momento. Para él, sentirse seguro será el pilar base desde el que construirá su confianza con el entorno y contigo.

Ten en cuenta que durante su exploración, el gato va a estar siempre en guardia, y va a necesitar esconderse rápidamente. Si quieres que tu gato se sienta seguro en varios entornos del hogar, también es buena idea repartir varias cajas de cartón y túneles, en los que él pueda esconderse mientras sigue conociendo mejor su entorno o incluso mientras se desplaza de un lugar a otro de forma segura.

Manteniendo esta seguridad, él podrá ir habituándose y ver que no ocurre nada malo. El miedo irá desapareciendo poco a poco y el minino irá bajando la guardia de forma progresiva.

Llegada del gato recién adoptado a su nuevo hogar

La llegada es uno de los momentos más críticos para el gato. Cuando entre en casa estará muy asustado y puede que hasta enfadado. Es normal: No entiende qué ocurre y está rodeado de cosas desconocidas para él, algo que equivale a peligro.

Sé muy suave con él cuando lo veas, pero no lo fuerces. Llévalo metido en su transportín a la puerta de su habitación y ábrele la puertecita. Puede que el gato sea tímido y se quiera quedar ahí, pero probablemente verás como una bola de pelo sale disparada hacia alguno de los escondites que habías preparado para él.

Primeros días de un gato recién adoptado

Durante los primeros días, realizad las interacciones justas y necesarias para darle de comer y mejorar su entorno. Sigue todas mis instrucciones y moléstalo lo menos posible. Déjalo hacer su vida y acostumbrarse al hogar.

Si tuviera acceso al exterior de alguna forma, de momento no permitas que se escape. Esto es esencial si quieres que el animal forme un vínculo con el lugar y no se pierda por la calle.

Por supuesto, puedes intentar socializar con él, pero sé muy sutil y no fuerces las cosas.

También es importante que ni mascotas ni niños molesten al animal. Estos suelen ser mucho más ruidosos e imprevisibles que nosotros y para el gato pueden ser una fuente de estrés muy preocupante. En este momento, tu gato solo quiere tranquilidad para adaptarse.

Cuando han pasado 7-10 días, la mayoría de gatos empiezan a estar más tranquilos. Verás como será él mismo quien empiece a buscar caricias y mostrará curiosidad por los demás miembros de la familia. Sé muy paciente con él y verás como todo sale bien, y en caso de duda siempre puedes consultar a un especialista.

Volver al índice
gato nuevo en casa

Gato nuevo en casa: Cuando ya hay otro gato

Las cosas se pueden complicar mucho cuando un gato nuevo en casa se asusta por la existencia de otro gato. Tu gato puede ser (o no) el más sociable del mundo, pero la verdad es que la convivencia entre gatos que no se conocen... no es nada recomendable. Es antinatural para él.

A menos que dos gatos hayan nacido y crecido juntos, es muy difícil que haya una relación cercana y sana de amistad. Piensa que el gato, en esencia, es de una especie solitaria que se ha tenido que adaptar para tolerar a otros gatos, pero que sigue prefiriendo la soledad. Para los gatos caseros esta soledad es muy preciada, ya que no están acostumbrados a compartir el hogar.

El hecho de que un nuevo gato invada su hogar puede ser demasiado. Tanto para el gato que ya vivía ahí como para el nuevo inquilino.

Un gato estará estresado y a la defensiva, mientras el otro querrá salir corriendo de ahí. Conozco muchos casos de gatos nuevos que no han salido bien y han tenido que ser readoptados en nuevos hogares, precisamente por problemas de adaptación en este sentido.

Siempre que puedas, evítate un problema así. Si este consejo ha llegado demasiado tarde, puedes leerte un artículo que escribí hace tiempo sobre la convivencia entre gatos en Ser Positivo.

Volver al índice
como acostumbrar a un gato a una nueva casa

Adaptación de un gato callejero a una casa

Después de todo lo explicado, es posible que tu caso sea distinto y tu gato se trate de uno callejero.

A veces, el proceso de adopción de un gato callejero se complica, pero por lo general estos suelen ser gatos pequeños. En el caso de que sea jovencito, el proceso de adaptación es muy similar al de la adopción. Aunque es posible que el animal tenga algún hábito del poco tiempo que ha vivido en la calle, como el de buscar comida en la basura.

Como es lógico, al adoptar cualquier animal de la calle debes pasar por el veterinario y comprobar que no hay parásitos ni enfermedades de ningún tipo (y de haberlas, darle el tratamiento que toque).

Las cosas se pueden complicar un poco cuando el gato ya tiene cierta edad y lleva mucho tiempo viviendo en la calle.

Es entonces cuando debes replantearte si le conviene vivir contigo, o si es algo que le hace bien. A menudo, estos animales ya tienen costumbres muy arraigadas y no es raro que un gato callejero se escape de casa enseguida que puede.

Ponte en su lugar, él ya tiene una vida feliz afuera, y es posible que se marche en algún momento, aunque podría acabar volviendo a la puerta de tu casa si lo has tratado bien.

Antes de tomar esta decisión tenemos que entender que no todos los gatos necesitan vivir en un hogar, aunque sepamos que tendrán un mayor bienestar cuando viven entre cuatro paredes.

Piensa que la vida en la calle también le ha generado ciertos hábitos que son imposibles de sustituir bien en un lugar cerrado. Un gato callejero con varios años podría tener muchos problemas de adaptación si lo encierras en un piso.

Es importante que, si quieres tener un gato callejero en tu hogar, tengas un lugar donde pueda tomar el aire y dar rienda suelta a sus instintos. Por eso se recomienda mucho tener este tipo de gatos en casas con jardines muy amplios, que tengan muchos árboles y la posibilidad de que el animal pueda cazar cualquier tipo de presa.

Después de pasar un período de adaptación dentro de su habitación, en casa, para que lo establezca como su nueva zona segura, el gato saldrá afuera y volverá. Será un proceso duro, pero finalmente tendrás a tu gato y él podrá seguir con su forma de vivir.

Esto también te servirá para que el felino siga con su actividad y sus hábitos nocturnos, tan característicos de los animales callejeros.

Podrá estar por las afueras mientras tú duermes y volver a la mañana siguiente para dormir en su camita. Este ejercicio es importante y emocionante para él, y es algo que le dará un aliciente, mucho más que el uso de cualquier juguete. También es posible que acabe volviéndose más casero poco a poco, todo es cuestión de tiempo.

Espero que todos estos consejos sobre cómo acostumbrar a un gato a una nueva casa te hayan sido útiles. Recuerda la importancia de ser paciente con tu gatito y verás como todo saldrá bien. ¡No olvides suscribirte si no quieres perderte ningún artículo nuevo, ya sabes que en colmillitos te iré publicando todo lo que sé sobre etología felina!

Volver al índice

Referencias

Carlstead, K., Brown, J. L., Strawn, W. (1993) Behavioural and physiological correlates of stress in laboratory cats. Applied Animal Behaviour Science 38, 143–158. Fatjó, J., 2010. Manejo del estrés agudo. Instituto de Veterinaria Aplicada